Descentrados Chile

Mc Pródigo

Fotografía: Javier Quezada Vásquez

Soy Javier Quezada Vásquez, de 32 años. Trabajador Social, gestor sociocultural y militante de la cultura Hip-hop. En el Rap, mi nombre artístico es “Mc Pródigo”. Empecé a vincularme con la música desde los 13 años, de la mano de mis experiencias callejeras, encontrando a través de las rimas y las melodías la forma de canalizar mis vivencias y verbalizar mis emociones en un contexto hostil.

Durante la Enseñanza Media me asocié a pares que compartían esta afinidad, formando el grupo “Rel Klan” y luego ” Maestría Urbana” junto al colega “Mc Wacer” también de la Florida, con la finalidad de plasmar nuestras percepciones juveniles sobre la vida en la periferia. En esta travesía, llegamos a la final del concurso Pepsi al Máximo (2010), lanzamos los discos “Manteniendo Lo Real” (2012) y O.G (2016). Ambos con una estampa Underground. Sin embargo, luego de más de 15 años sobre el escenario y acorde a la maduración de nuestra mentalidad, nos cambiamos el nombre a “2 Armas”, cerrando un ciclo y abriendo una nueva etapa, lanzando el álbum “Otro Corte”, un material cargado de sonidos G Funk y boombap clásicos con letras crudas, de fiestas y reflexivas, matizadas para entregar el rostro más fiel de nuestras comunidades.

En la actualidad, estamos desarrollando proyectos musicales individuales para dar a conocer nuestro arte de forma más detallada. En esta fase adulta quiero contribuir a las nuevas generaciones brindando la experiencia de mis aprendizajes: como poblador que sorteó muchos riesgos y como un profesional que ha intercalado sus saberes callejeros, académicos y organizacionales; trabajando en talleres en las poblaciones, programas ambulatorios y residencias del Servicio Mejor Niñez (Ex red SENAME), colegios y espacios de rehabilitación de drogas y delitos con adolescentes en los sectores vulnerables, usando el Hip-hop y la conciencia de clase como herramientas socioeducativas y de empoderamiento.

Hoy, a través de la música pretendo visibilizar nuestro descontento y nuestras alegrías, nuestra lucha y nuestras aspiraciones, con letras explícitas, jerga y conocimiento callejero que apunta a reivindicar el Poder Popular y Moreno. Y a través de un libro: socializar una investigación sobre el Hip-hop organizado en Chile, como Movimiento Social de la juventud marginal y expresión de la lucha de clases, dando cuenta de su naturaleza, origen, historia, avances, derroteros y desafíos, junto con detallar la experiencia organizativa del “Colectivo Organizarte” (2011-2015) experiencia local de la que fui parte.

De todos los ángulos de intervención, me quedé con el Trabajo Social Crítico y sigo rapeando “la pulenta”, para darle voz a los sin voz y representar el dolor y el amor de los pasajes angostos, los mismos que el sistema esconde bajo de la alfombra.