Descentrados Chile

Experiencia del circuito de agro abastecimiento Agro solidaria

Fotografía: Lucero A Blanco Zambrano

Por Lucero Adriana Blanco Zambrano
Coordinadora Red Agrosolidaria Colombia Agroecología y Comercio Justo.

La red de Agrosolidaria es una red de prosumidores, distribuidores y consumidores que se articula bajo parámetros de agricultura familiar, agroecología, comercio justo y economía solidaria.  Integrada por familias productoras y artesanas a través de un mercado agrosolidario, dentro de un ecosistema de abastecimiento agroalimentario saludable.

En nuestra red gran parte de las coordinadoras somos mujeres, y esto nos ha permitido comprender mejor la realidad del país, sus contextos, capacitarnos, generar comunidades y fortalecer autonomía económica para nuestras mujeres y familias y también tener una vocería representativa frente a nuestro saber a nuestro sentir y nuestro pensar en el mundo.

Somos una red de familias agricultoras que nos integramos para dar respuesta a las necesidades de cada una de nuestras familias y en el proceso colectivo sumar fuerzas. Nos integramos en el circuito agroalimentario, que surge para generar economías colaborativas ya sea por:  aportes, por trabajo en mingas, en convite, mano cambiada, en ahorros que hacen las mismas familias para tener recursos para la producción. Por ejemplo, hoy estamos acompañando una minga para generar una “chagra” productiva, con esto lo que se consigue es que una tarea que haría una familia en una semana, lo hacemos colectivamente en cuatro horas, y permite garantizar producción para el largo plazo.  Esto lo denominamos el primer eslabón, el recurso para la producción.

El segundo eslabón es la producción, tener la semilla, el saber en torno a la semilla y el proceso productivo, el cultivo que se vaya a realizar, en el caso que hoy acompañamos es un cultivo diverso o policultivo “la chagra”, o en cultivos agroforestales sostenibles porque tiene una integración de plantas alimenticias medicinales tradicionales, frutales y madera. Este es el circuito de la producción.

Luego viene el eslabón de la cosecha, es lo necesario para obtener los frutos para el siguiente eslabón que es la transformación, en la transformación es la post cosecha las elaboraciones para que el alimento pueda llegar en buenas condiciones a las mesas de las familias consumidoras.

Para agrosolidaria es fundamental el eslabón del acopio y la distribución, es donde con un saber especializado, un tiempo, una logística, aquí hay unas familias que están dedicadas a este eslabón, ya que se requiere el conocimiento, especialización y tiempo, que conecta a la producción con el consumo.

El consumo que es un consumo sano, responsable y solidario, que se cualifica con las familias consumidoras, explicando cual es el sistema productivo, cuáles son las condiciones de las familias que lo producen y por eso pueden tomar su decisión desde ese saber, desde ese conocimiento, por eso lo llamamos solidario, porque respalda a unas familias que están cuidando los territorios.

La red de agrosolidaria integra 85 procesos en 18 departamentos de Colombia, aproximadamente unas veinticinco mil familias, entre productoras, transformadoras, artesanas, que estamos articuladas al sistema.

Las familias en los territorios desarrollamos procesos autónomos, auto gestionados y de dependencia, eso quiere decir que en todos nuestros procesos nos denominamos Agrosolidaria, pero en cada territorio tenemos el apellido del territorio, por ejemplo en la seccional de Agrosolidaria Teusaquillo en Bogotá es el territorio en que estamos, pero hay otro territorio por ejemplo el de Agrosolidaria Socotá, que es una seccional que centra en la recuperación del trigo criollizado y la molinería hidráulica en el cañón del Chicamocha, entonces esta seccional está en el municipio de Socotá del cañón del Chicamocha en el departamento de Boyacá. Cada seccional puede tener uno o varios procesos, en el caso de la seccional de Socotá ellos y ellas tienen el trigo criollizado y la molinería hidráulica, miel,  café, y en este momento viveros para la restauración de las micro cuencas que fortalecen la cuenca del rio Chicamocha.

Entonces una de las apuestas fundamentales es el fortalecimiento de la economía de la familia agricultora, esto también nos lleva a diversificar no solamente la producción, sino que también prestamos servicios, dentro de estos servicios está la red de posadas rurales agrosolidaria, donde las familias visitantes llegan a nuestras casas que las denominamos posadas, interactúan con nuestra familia, nuestros entornos donde crecen los alimentos que de producen en la misma huerta o chagra y esto es valorado. También hemos desarrollado festivales de aves y otras actividades que dinamizan economías en los territorios.

Otra de nuestras apuestas es el cuidado de las cuencas, frente a la necesidad de que haya querientes en las cuencas hídricas ya que considerando que nuestros territorios tiene aún este valioso y vital elemento, nuestra madre agua entonces hemos desarrollado una estrategia que se llama eco solidaria, que surge de Agrosolidaria. Es un modelo de conservación desde la economía social y solidaria, para tener querientes en las cuencas que realicen actividades culturales, naturales y ecológicas para su cuidado y conservación.

Dentro de este último modelo de eco solidaria, Cusiana Eco solidaria ya tiene un área para declararla reserva natural de la sociedad civil, y esperamos que muchas otras de nuestras seccionales repliquen este modelo de conservación para fortalecer el sistema nacional ambiental.

En torno a los desafíos para nuestra organización sigue siendo sostener los procesos de manera autónoma, el relevo generacional y con ello tenemos programas de herederos y herederas, para que tengamos quien asuma nuestra posta, nuestra apuesta y en el tiempo se sostenga la filosofía de Agrosolidaria.

También creemos que un desafío no sólo de nuestra organización, de nuestras redes y del planeta entero, está siendo cada vez más urgente es el tema ambiental, el tema de cómo frenar las acciones que están deteriorando los ecosistemas que están haciendo generar un cambio climático tan drástico y con ello alterando los ciclos de la naturaleza, los ciclos del agua, el sol y los ciclos agroalimentarios.

La principal bandera de Agrosolidaria en este momento es fortalecer la bioeconomía colaborativa, una filosofía que consiste en podamos armonizarnos como seres humanos en torno a los ciclos de la naturaleza, que la economía este acorde armoniosamente  sincronizada reconociendo los ciclos de la naturaleza que es lo que nos puede llevar a superar el reto del cambio climático y también el reto de entendimiento de los humanos, respetando los ciclos podemos entender el valor de la vida y si lo hacemos desde la colaboración mutua  en ese respeto del otro o la otra, creemos que es uno de los grandes desafíos que tenemos como red, y dedicamos tiempo a contagiar esta apuesta en el campo.

Agro solidaria lleva veinte años fortaleciendo las redes de economía solidaria como RIPESS, y ahora en el consejo directivo regional que creemos que debemos llamar consejo dinamizador regional, como una manera de cambiar el pensar y cambiar las prácticas, creemos que podemos resignificarnos desde estas lógicas, desde la participación y la sociocracia que es el trabajo horizontal a partir de círculos de trabajo y con enlaces entre los diferentes círculos.

La sociocracia es un modelo para generar red de redes, a partir del respeto y el trabajo colaborativo.

Hay muchos desafíos, pero me parece importante destacar la necesidad de salir de la trampa neocolonial en la que hemos estado, que nos pone a competir con el otro y la otra y no nos deja ver el valor de lo colaborativo, este es un gran desafío para nuestra región latinoamericana y del Caribe, poder reconocer que tenemos territorios valiosos, diversos y estratégicos  y desde ahí poder proponer modos desde la bioeconomía colaborativo, que vuelvan a lo sencillo, a lo práctico a lo cotidiano, que nos hace felices, amorosos y salirnos de la práctica de la competencia que nos ha metido el modelo colonial capitalista.  Superar la trampa de que lo único valioso es el dinero, y fortalecer las relaciones, para tener comunidades cuidadosas.