Descentrados Chile

Respeto y Vitalidad en la adultez mayor, la mirada de mujeres profesionales de la salud.

Fotografía: Mariana, 9 años

Por Carolina Muñoz Vergara
Docente Universidad Central de Chile (UCEN)
y
Valentina Barriga
Estudiante de tercer año Terapia ocupacional Universidad Central de Chile (UCEN)

Es complejo presenciar el aumento de dependencia de alguien a quien tú quieres y que en otro momento de la vida te cuidó, principalmente por comorbilidades que se complejizan y sobre todo, en el sistema de salud público no tienen respuesta oportuna. Ambas autoras han vivido y presenciado la demencia en sus abuelos y abuelas, experiencias que influyen en las dinámicas familiares y en los roles de cada uno, pasando a ser cuidadores y cuidadoras, personas que no están capacitadas, los que le provoca angustia y una sobrecarga a nivel emocional y de tiempo, interfiriendo en sus hábitos diarios, que muchas veces llegan al síndrome del cuidador o cuidadora (Enríquez, S et al., 2022. 814-816), pudiendo desarrollarse violencia o malos tratos solo por el estrés provocado en ellos y ellas. Claro que lo anterior se soluciona con la contratación de una cuidadora profesional, TENS o enfermera, sin embargo, el costo asociado para la familia es muchas veces imposible de asumir.

Debido al cambio demográfico, es que uno de los grandes campos de acción de la terapia ocupacional son las personas mayores con quienes habitualmente se trabaja en la mantención o rehabilitación de habilidades motoras, cognitivas y sociales que son base para la realización de actividades de la vida diaria (AVD), con el fin de acrecentar o mantener la funcionalidad dentro del ambiente y favorecer la minimización del deterioro. Dentro de esas actividades existe un espectro que muchas veces se da por sentado, pero no se profundiza, que es la sexualidad de la persona mayor (Amarilys Mercedes, T. R., Carolina, A. H., & María Del Rocío Enríquez Rosas., 2023)

El ser humano es un ser que experimenta su sexualidad, lo cual no se limita únicamente a lo físico, sino que representa una forma de conexión entre individuos. La sexualidad está estrechamente relacionada con la habilidad de existir, pensar, comportarse y experimentar satisfacción. El desarrollo sexual se inicia incluso antes del nacimiento y perdura a lo largo de toda la vida, incluyendo la etapa de la vejez (Villanueva, JG G., de Jesús Jiménez- Delgadillo, G., & Hernández Ramírez, C.I., 2020).

Cuando las personas llegan a la edad de los 50 años pasan por una serie de cambios en su sexualidad que se caracteriza principalmente en el final de la etapa reproductiva, dependiendo del género pasan por distintos cambios fisiológicos y hormonales que impiden la procreación de una nueva vida. Las mujeres pasan por un periodo de menopausia en el que se libera el último óvulo, lo que provoca que su etapa de fertilidad cese y disminuya la producción de hormonas sexuales como estrógeno y progesterona, esto provoca que se sientan menos atractivas/os y deseables. Más allá de estos datos es importante todos los cambios sociales de cómo se percibe el ser humano y cómo lo percibe el entorno social.

Los hombres en cambio pasan por un proceso de andropausia que, aunque no acaba con su capacidad reproductiva provoca que sus capacidades sexuales se deterioren; se produce menores niveles de testosterona en el cuerpo por lo que afecta en los siguientes aspectos: disfunción eréctil, complicaciones para lograr una erección, disminución del volumen del semen al eyacular y aumento del periodo refractario al momento de volver a tener otra erección. Estos elementos pueden llevar al hombre a presentar temor de no poder concluir sus relaciones sexuales, foco que es demasiado centrado en lo físico y no en lo emocional o mental(Amarilys, et. al. ande Mercedes Torrado Ramos

Dentro de la atención a adultos mayores en el área de la salud es desconcertante, principalmente en la etapa final de la vida que se ve bastante institucionalizada, ya sea por hospitalizaciones o porque las personas mayores son ingresadas a hogares para sus cuidados, en el mejor de los casos. Observar su infantilización y muchas veces dentro de la propia crianza y en las propias familias se les trata como niños, quitándoles sus facultades de opinión y decisión a medida que aumentan las discapacidades o disminuye su nivel funcional. El abuelo de Valentina durante el año 2015 tuvo un ataque cerebrovascular isquémico, lo que paralizó la mitad izquierda de todo su cuerpo, debido a las complicaciones con los cuidados, la familia se vio obligada a ingresarlo a un hogar de ancianos, lo que le hizo pensar que la vida en un asilo es mucho más solitaria y humillante para ellos de lo que ella pensaba.

En Chile y en varios países de Sudamérica se está viviendo un fenómeno demográfico y social como lo es el rápido envejecimiento de la población. La disminución de la mortalidad infantil, el control de las tasas de fecundidad, los avances de la ciencia y la Medicina, en conjunto con el desarrollo económico han propiciado este cambio. Según las estadísticas entregadas por la CEPAL para el 2023 se proyectó para Chile una esperanza de vida que llegará a los 89,7 años para ambos sexos (Huenchuan, S., 2018).

Es por lo anterior que se hace necesario considerar a la persona mayor como un ser de derechos en todo el proceso de la adultez mayor y no olvidar que es un ser holístico, sobre todo considerar los deseos de la persona mator en la etapa final de la vida que muchas veceses la que queda en nuestra memoria como nietas o nietos (Sabogal, F. P. M., 2023). Es necesario conversar sobre el final de la vida a nivel familiar, pero principalmente a nivel social y de salud pública para que cada etapa de la adultez mayor se consideren aspectos críticos del desarrollo humano, como lo son también los derechos sexuales, el derecho a tener una sexualidad informada dentro de la adultez mayor y el derecho a elegir cómo ser cuidado o cuidada en el proceso final de la vida (Valenzuela, R. 2017, página 11), por ejemplo escoger cómo mantener su intimidad corporal en las atenciones y cuidados.

En la idea social del envejecimiento se asocia generalmente a un proceso de declinación de las habilidades físicas y cognitivas, enfermedades, una disminución de la vida social y de una nula o escasa vida sexual y afectiva. Sin embargo, en la actualidad se centra en el bienestar en el envejecimiento, ligado mayormente a la satisfacción con la vida y al sentimiento de plenitud, más que en la funcionalidad (Ruiz, C. et. al, 2023).

A medida que la sociedad reconoce y abraza la riqueza de la experiencia acumulada, se despliega una nueva narrativa y abraza la riqueza de la experiencia acumulada, se despliega una nueva narrativa en torno al envejecimiento. Desde los esfuerzos de profesionales de la salud hasta la participación activa de la sociedad, se vislumbra un futuro donde el respeto y la vitalidad no solo son deseos, sino realidades palpables. La consideración consciente de los derechos sexuales y la elección autónoma en la etapa final de la vida destaca una evolución significativa en la percepción del bienestar del ser humano. En este escenario optimista, la adultez mayor se presenta como una etapa de renovación, donde la sexualidad y la dignidad convergen para construir una realidad en la que el envejecer se experimente como una celebración a la vida y la plenitud.

Referencias

Amarilys Mercedes, T. R., Carolina, A. H., & María Del Rocío Enríquez Rosas. (2023). Significados psicológicos sobre sexualidad, deseo y placer sexual en la adultez mayor. [Psychological meanings on sexuality, desire, and sexual pleasure in seniorhood] Interdisciplinaria, 40(2), 319-334. https://doi.org/10.16888/interd.2023.40.2.19

Enríquez, S. Cuasapud, Y. Cano, J. Jaramillo, M. (2022). Estrategias de intervención para la prevención del síndrome del cuidador en familiares de personas con discapacidad. [Intervention strategies for the prevention of caregiver syndrome in family members of people with disabilities] Archivos Venezolanos De Farmacología y Terapéutica, 41(12), 814-816. https://doi.org/10.5281/zenodo.7657852

Huenchuan, S. (2018). Envejecimiento, personas mayores y Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: perspectiva regional y de derechos humanos. Cepal.

Ruiz, C. D., Guzmán, R. C., De la Rosa Mendoza, Y., & Rodríguez, N. A. P. (2023). Lineamientos legales para proteger al cuidador primario del adulto mayor en México. Revista de ciencias sociales, 29(1), 95-107.

Sabogal, F. P. M. (2023). Medicina familiar, principios bioéticos y final de la vida en Colombia. Revista Cubana de Medicina General Integral, 39(2).

Valenzuela, R. (2017) Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores. Servicio Nacional de Adulto Mayor, Gobierno de Chile. Santiago de Chile.

Villanueva, J. G., de Jesús Jiménez-Delgadillo, G., & Hernández-Ramírez, C. I. (2020). Estereotipos sobre la sexualidad en la adultez mayor: un análisis desde la perspectiva de género. Revista electrónica en Educación y Pedagogía, 4(7), 27-38.